Esta reforma efectuada en la localidad de Pradejón por nuestro cliente Construcciones Rafael Pascual Benjumea, es un claro ejemplo de la versatilidad de usos de los morteros de cal Biocalce de Kerakoll. Su acabado rugoso y ese color blanquecino-cremoso del Biocalce Murosano le da textura y salubridad a los muros y paredes de la bodega que decorativamente crean un efecto luminoso a la vez que rústico y que permanecerán inalterables en el tiempo.

¡Un trabajo excelente!